La Vida de un Hermano Misionero…¿Es la vida para usted?


Como una colcha de parches, única y colorida, los Siervos Misioneros de la Santísima Trinidad está compuesta de hombres, jóvenes y mayores, que aportan a nuestra comunidad de sus propias cualidades únicas y coloridas.

Tomando nuestras cualidades únicas en consideración, cada hombre debe discernir si la llamada de Dios a la vida religiosa la va a expresar como un sacerdote o un hermano misionero. En el proceso de discernimiento el joven nunca está solo; cada estudiante tendrá la compañía de dirección espiritual y la atención de un director de formación. En el caso de un discernimiento que lleva al sacerdocio, los estudios incluirán la filosofía y la teología. En el caso de un discernimiento que lleva a la vocación de un Hermano Misionero, entonces los estudios se concentrarán en la mejor respuesta a los pobres y abandonados y en hacer más apóstoles. En otras palabras, las variadas formas de ser pastor.

La vida como Hermano ofrece oportunidades únicas para los que buscan maneras más prácticas y tangibles para ministrar a los necesitados. Tenemos hermanos que son profesionales, capacitados y acreditados en enfermería, trabajo social, derecho y pronto, un doctor en medicina.

Hermano Carlos Urquina, S.T., también es un hermano misionero y pronto será doctor médico.

Hermano Carlos Urquina, S.T., también es un hermano misionero y pronto será doctor médico.

Personas como el Hermano John Skrodinsky, que está ahora en nuestra misión en Holy Trinity, Alabama, se sintió llamado a estudiar derecho. Ahora utiliza su título legal y experiencia para ayudar a trabajadores con problemas, en especial trabajadores migrantes que tienen poco o ningún derecho. El Hermano Carlos Urquina, cuyo sueño es sanar el cuerpo y el alma y estudia medicina en México. Y el Hermano Raúl Mejía quien ahora está estudiando en Colombia para ser trabajador social.

Como Congregación, siempre estamos buscando formas para hacer testimonio del Evangelio. Reconocemos que el plan de Dios para nosotros no termina con los Votos Perpetuos, el discernimiento continúa al sentir con la Iglesia. A medida que crecemos en la fe y la comprensión, también crecemos como misioneros.

Los Siervos Misioneros y aquellos quienes servimos necesitan más hombres como el Hno. John, Carlos y Raúl. ¿Es usted uno de esos hombres?

¿Desea Saber Más? Haga clic aquí para ver la lista de los Directores de Vocaciones y para saber cómo contactarlos
Nos encantaría saber de usted. Haga clic aquí para completar el Formato de Perfil Vocacional.

Comentarios cerrados.