A Quiénes Ayudamos

Los pobres y abandonados…

En los más de cien años que han pasado desde nuestra fundación, nos hemos convertido en una comunidad internacional que sirve a los pobres en seis países.

Nuestra congregación está en 38 diferentes misiones localizadas en los Estados Unidos, Puerto Rico, Colombia, Costa Rica y México. Estas misiones incluyen el manejo de parroquias en donde los Obispos requieren de nuestra ayuda, por lo general en vecindarios en el interior de las ciudades o en aisladas áreas rurales, trabajando con obreros inmigrantes, con nativos americanos y con poblaciones indígenas, con miembros de pandillas y con otros jóvenes vulnerables, y con individuos que sufren por adicciones y con sus familias.

Que cada católico… un apóstol

Nuestro fundador, el Padre Tomás A. Judge, tenía la visión de que cada católico fuese llamado a ser un apóstol. Creía que los laicos con espíritu misionero serían capaces de preservar la fe católica. Nuestros sacerdotes y Hermanos han llevado ese carisma a los miembros más pobres del cuerpo de Cristo y hemos permanecido fieles a la misión y al carisma de nuestro fundador.

En dondequiera que servimos, nuestros intereses principales son tres: llegar a los pobres y marginados, animando a hombres y mujeres a ser apóstoles – misioneros- en sus vidas diarias, y preservar la fe entre los grupos vulnerables, tales como los de inmigrantes y otros en riesgo de perder su fe católica.

Respondiendo al llamado de Dios…

En este momento hay 121 miembros de los Siervos Misioneros incluyendo sacerdotes, diáconos, Hermanos, clérigos y novicios. También tenemos programas de formación en cuatro países, con 45 jóvenes en diferentes momentos de preparación para Votos Finales y en la mayoría de los casos, para la ordenación sacerdotal. Dios ha bendecido nuestros esfuerzos al enviarnos vocaciones para continuar la labor.

Comentarios cerrados.