Visitando Honduras…Padre Mike Barth, S.T.

IMG_0314

 

El 31 de enero de 2018 salí de Maryland rumbo a Honduras con el fin de visitar por primera vez, como Custodio General, nuestra misión en Honduras. Junto conmigo, en este viaje fue el Padre Guy Wilson, S.T. A nuestro arribo al Aeropuerto Internacional Toncontín nos encontramos con el Padre Alexis, S.T. y el Padre César, S.T., quienes son nuestros padres que atienden nuestra misión en Honduras.

Cuando salimos del aeropuerto y tomamos el camino para dirigirnos a un lugar llamado la “Nueva Capital”, un barrio pobre en la colina a las afueras de la ciudad, inmediatamente me impresionaron los signos físicos de la pobreza extrema y las malas condiciones de vida de la gente. Lo que estaba ante mis ojos me recordó mucho a lo que vi durante mi reciente viaje a Haití. Las carreteras son de tierra y son difíciles de recorrer. La gente vive en casas construidas con madera y hojalata. El agua llega en camiones cada mañana. Estos signos me mostraron que la vida en Honduras es difícil.

Honduras pic of shack

Nuestra más nueva casa de misión, el Cenáculo Misionero Monseñor Romero, está ubicado en Comayagua, Honduras. El área donde sirven Padre Alexis y Padre Cesar está dividida en cinco sectores. En cada uno de ellos hay una capilla. Como podrán imaginarse, nuestros misioneros pasan mucho tiempo viajando de un sector a otro. No obstante, se puede ver que nuestra presencia está marcando la diferencia. Esta misión es un claro ejemplo de lo bueno que podemos lograr cuando combinamos el cuidado pastoral sólido y un buen trabajo social.

Gran parte del ministerio de Padre Alexis y Padre César se enfoca en ayudar a los jóvenes para evitar que caigan en la vida de pandillas. Uno de esos programas es “Youthbuild”. Este programa se encarga de combatir la violencia de las pandillas mediante alternativas positivas, como son: la capacitación para el trabajo y la resolución de conflictos.

Haga clic aquí para obtener más información sobre el viaje del Padre Mike a Honduras.

Las personas que conocí durante este viaje fueron muy amables y con ganas de escuchar que no serían olvidados. Yo les aseguré que ellos serían recordados en las oraciones diarias de todos los Siervos Misioneros y en las de nuestros amigos y benefactores. Una cosa importante de este viaje fue que tuve la oportunidad de confirmar a 35 jóvenes de las cercanías de nuestro cenáculo: Capilla de la Santísima Trinidad. Esta fue la primera ocasión que tuve el privilegio de confirmar, privilegio que fue concedido por el Cardenal Oscar Andrés. El también me pidió que compartiera con nuestros amigos y bienhechores su gratitud por enviar a los Misioneros Trinitarios a servir a su pueblo.

pic of chapel prior to confirmation

Después de una visita, siempre encuentro que ella ha producido en mi muchas riquezas y que ahora soy más rico que cuando llegué. De esta visita me vine rico en la fe de la gente, en su deseo de construir comunidad, en su esfuerzo por alcanzar la paz y el fin de la violencia, la fe y su preocupación por cuidar de los jóvenes.

Estoy esperando futuras visitas y emocionado por las buenas obras de nuestros hermanos.

Dios bendiga a todos aquellos que han apoyado y continuarán apoyando nuestra misión en Honduras y todas nuestras otras misiones en Estados Unidos y Latinoamérica.

Categories: Últimas Noticias

Comentarios cerrados.