Juntos, hacemos la diferencia … ¡Feliz Navidad!

Fr Ray Riding w kids at Christmas

 

Al acercarse la Navidad ¡qué alegría es esperar la celebración del nacimiento de nuestro amado Señor! y empezar a reflexionar sobre las muchas bendiciones que las Misiones Trinitarias y aquellos a quienes servimos recibieron a lo largo del año. Dichas bendiciones son en verdad regalos de amor y de apoyo de los corazones de amigos tanto lejanos como cercanos.

Al compartir en nuestras buenas obras, nuestros amigos también comparten de las recompensas de saber que están haciendo una gran diferencia en el mundo. O como diría nuestro fundador, el Padre Judge: “Siendo un poder para el bien”. Aquí hay algunos ejemplos de cómo siendo “un poder para bien” se lograron cambios significativos durante el 2017…

… ¡Añadimos una nueva misión a nuestra familia! Por primera vez, los Siervos Misioneros están en Haití. Qué bendición es ayudar en esta área del mundo devastada por terremotos, enfermedades y corrupción. Es un verdadero regalo el propagar las Buenas Nuevas y nos sentimos humildes al responder al llamado a servir a los necesitados.

… nuestros hombres y las misiones estuvieron en las primeras líneas en el continuo esfuerzo de ayudar a nuestros hermanos y hermanas en Puerto Rico. Aún hoy, nuestros Siervos Misioneros están haciendo todo lo posible para llevar alivio y consuelo a quienes han perdido tanto.

… desde California hasta Honduras, los jóvenes en los centros de las ciudades tentados por la vida pandillera fueron dirigidos lejos del crimen y a la violencia hacia el positivismo y la promesa.

… nuestro sacerdotes y Hermanos ya ancianos o enfermos, quienes merecen en grande nuestro cuidado después de una vida de servicio – siguen siendo beneficiados por la Buena Voluntad de nuestros muchos amigos. Reparos a su hogar, el Cenáculo Misionero Padre Judge, en las afueras de Washington D.C., se lograron.

Juntos, trajimos esperanza a las vidas de gentes necesitadas a través de los Estados Unidos, y en México, Costa Rica, Colombia, Honduras, Haití y Puerto Rico.

Una muy feliz Navidad para quienes hicieron que todo esto fuera posible. Y que el año que viene traiga alegría, esperanza y el amor prometido a través del nacimiento de Cristo.

Categories: Últimas Noticias

Comentarios cerrados.