“El año de Misión”…¡un tiempo para encontrar alegría en cada cosa que hacemos!

 ¡Disfrutando el año misionero en Chicago! En la foto de arriba (de izquierda a derecha): el hermano José de Jesús, el padre Domingo Rodríguez y el Hermano Gustavo Amell.

¡Disfrutando el año misionero en Chicago! En la foto de arriba (de izquierda a derecha): el Hermano José de Jesús, Padre Domingo Rodríguez y el Hermano Gustavo Amell.

El “año de misión” por lo general sucede en el segundo o en el tercer año, luego de que nuestros seminaristas profesan sus Primeros Votos. Esto les ayuda a prepararse para una vida de servicio en las misiones antes de profesar sus Votos Perpetuos. Durante este tiempo especial aprenden a servir a la comunidad y experimentan de primera mano la alegría de ser misioneros.

En febrero pasado, el Hermano José de Jesús Martínez viajó cerca de 2400 millas desde Guamal, Colombia a Chicago, Illinois en donde ha pasado meses en nuestro post-noviciado. Hasta el momento esta experiencia ha estado llena de primeras veces para él: la primera vez que visitaba los Estados Unidos, la primera vez que aprendía una nueva lengua y la primera vez que estaba en una nueva cultura. Hace poco nos compartió novedades sobre sus experiencias

La primera orden que recibió el Hermano José de Jesús fue la de inscribirse para sus clases de inglés. “En efecto, gracias a la generosidad de nuestros benefactores, estoy tomando cursos intensivos de inglés, de lunes a viernes”, explica. Fue muy espantoso al principio, pero poco a poco me he ido sintiendo más cómodo conversando en inglés con los feligreses y con otras personas. Sé que este es un buen entrenamiento para mí porque siempre tendré que adaptarme cuando sea sacerdote misionero”.

Cuando no está estudiando inglés,el Hermano pasa su tiempo en la misión. Los viernes en la noche, él y otros seminaristas, lideran un grupo de oración para catequistas en la parroquia San Pío V, localizada en el corazón de Chicago. Siente que este es un gran servicio porque los líderes laicos están muchas veces mal servidos en lo espiritual, ya que muchos de ellos son los que atienden las necesidades de los demás.

El Hermano José de Jesús está más contento que nunca de hablar acerca de su proyecto. “Nuestro último proyecto es formar un grupo con familias latinas de los alrededores de Chicago”, explica. “Es un grupo basado en nuestro carisma, para desarrollar un espíritu misionero en los laicos. Una vez al mes nos encontramos en la iglesia de St. James para compartir la vida y la fe a través de la reflexión, de la Palabra, la oración y una buena comida. Los fines de semana visitamos a estas familias en sus hogares”.

Brother Jose de Jesus Martinez -- Mission Year -- Chicago“En realidad he encontrado un gran gozo en todo lo que hago. Con humildad y con dedicación yo realizo cada tarea, sabiendo que va a marcar un hito. He encontrado amistad, apoyo y generosidad en la mayoría de las personas que he conocido y a las cuales nunca olvidaré. Ellos tendrán un lugar por siempre en mi corazón y en mis oraciones”. Como pueden ver el Hermano José de Jesús está agradecido por el proceso de formación que le ayuda a él a forjarse en un fuerte espíritu misionero y a ayudarlo a reconocer los dones que Dios le ha dado. El Hermano espera seguir el camino que está frente a él.

Esta combinación de educación formal y experiencia de Misión, muestra su valor en la clase de ministerios que podemos ofrecerle a la gente a quienes nosotros servimos.

Categories: Últimas Noticias

Comentarios cerrados.